¿Qué nos enseña el coronavirus frente al cambio climático?

Compartir:

La manera en la que el mundo está reaccionando por atajar el coronavirus podría ser una lección ejemplar para afrontar la lucha contra el cambio climático. La irrupción del coronavirus está significando una crisis sanitaria, económica y sociológica sin precedentes para el mundo cuyas consecuencias aún se nos escapan.

El director general de OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su anuncio para elevar a pandemia el nivel de contagio de este virus que se extiende a multitud de países, añadió que “estamos profundamente preocupados por los alarmantes niveles de propagación, pero también de inacción”.

Cabe imaginar cómo la tarea de afrontar un problema de estas características a nivel nacional y coordinarlo a escala global es uno de los desafíos más difíciles a los que puede enfrentarse un Gobierno.

Tanto es así, que estamos viendo cómo en países como Italia, o más tarde España, Francia, Reino Unido, Alemania o EE. UU., diariamente se aprueban medidas contra el avance del coronavirus, iniciativas que posiblemente van por detrás de la realidad del virus, lo que retrasará la noticia de que ha sido controlado.

Esta situación ¿no recuerda en gran medida al otro gran desafío del planeta que es el cambio climático? Esa muletilla de la “falta de acción”, ¿no estamos oyéndola desde hace años mientras la temperatura del planeta no deja de subir?

Coronavirus

El economista ambiental de la Universidad de Nueva York, Gernot Wagner, precisamente reflexionaba estos días sobre cómo el coronavirus se está comportando como el cambio climático pero acelerado a la velocidad a la luz.

Su repentina aparición en nuestra sociedad parece que no nos ha dado opción más que de actuar para mitigar los efectos del coronavirus, no para evitarlos. ¿Podemos aprender algo de todo esto? ¿Podemos aplicar alguna de las enseñanzas del coronavirus a la emergencia climática?

Y es que los esfuerzos globales por frenar la pandemia del coronavirus son una advertencia para los esfuerzos globales por frenar el cambio climático.

Ambos exigen una acción temprana determinante para detener sus efectos, con un plus en el caso del cambio climático: que afrontarlo ya y hoy acumulará muchos más beneficios en el futuro y en todos los lugares del planeta que su coste, por muy alto que nos parezca ahora.

¿Por qué cuesta tanto tomarse en serio los riesgos climáticos?

La política y la psicología pueden tener algunas de las respuestas. La transición energética que pide la economía es difícil si hay una industria de combustibles fósiles a la que se le sigue financiando.

Por otro lado, el ser humano es malo planificando un mañana que ni siquiera sabe si verá. Como explica Elke Weber, del Departamento de Psicología de Princeton, “estamos evolutivamente conectados para pensar en el aquí y en el ahora, somos malos en esas decisiones que requieren planificar el futuro”.

Y eso que los investigadores calculan que el Ártico podría convertirse en un lugar sin hielo durante los veranos dentro de 20 años o que la selva amazónica podría parecer la sabana en solo 50.

Y en este sentido, sí la manera en la que el mundo está reaccionando por atajar el coronavirus podría ser una lección ejemplar para afrontar la  lucha contra el cambio climático. Precisamente porque nos cuesta tomar decisiones previsoras, son los Gobiernos ayudados de la ciencia quienes deben establecer políticas y leyes contra el cambio climático que nos permitan adelantarnos a sus efectos.

Coronavirus, un respiro para el planeta

A medida que se van paralizando algunas zonas de Europa y del resto del mundo para contener la pandemia del coronavirus, los niveles de contaminación han ido bajando. El confinamiento que han decretado algunos países está teniendo efectos amargos sobre la economía y sobre la rutina de muchos ciudadanos. Irónicamente, gracias a ese peaje, el planeta respira mejor.

Pero, ¿qué pasará con todas esas economías que durante la enfermedad han reducido los niveles de contaminación causados por las actividades humanas?

El esfuerzo por revivir la economía mundial después de la pandemia ¿acelerará de nuevo las emisiones de gases como si nada? Todo depende de si los Gobiernos y las grandes potencias como China o Estados Unidos utilizan este momento para promulgar políticas de crecimiento sostenibles o si continúan como si nada hubiera pasado.

La emergencia climática sigue ahí

Hace solo unos días, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, presentó el último informe publicado por la OMM, la Organización Meteorológica Mundial, que recoge las consecuencias que el calentamiento global tuvo durante el 2019 sobre la salud de las personas, la vida marina y una gran cantidad de ecosistemas del planeta.

En su exposición, el Secretario destacó que a pesar de que en este momento existe una preocupación mundial por el coronavirus, los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático no pueden reducirse, “el coronavirus es una enfermedad que esperamos que sea temporal, con impactos temporales, pero el cambio climático ha estado allí por muchos años y se mantendrá por muchas décadas, y requiere de acción continua”.

Vivimos un momento crucial en el que lo más urgente es detener la pandemia que avanza en muchos países del mundo. Pero después, tendremos que mirar en retrospectiva, ver lo que nos jugamos y poner remedio al tiempo precioso que estamos perdiendo para atajar esta emergencia climática que sigue ahí.

Fuente: Ambientum.com

Compartir:

Leave A Comment

six − 4 =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos