Las energías renovables con almacenamiento constituyen una seria amenaza al gas natural

Compartir:

¿Por qué construir ciclos combinados de gas cuando las energías renovables con almacenamiento son más baratas? La magnitud de la amenaza a la que se enfrenta la generación de electricidad a partir de gas natural frente al empuje de las energías renovables y el almacenamiento de energía fue uno de los grandes temas abordados por la Global Power Energy Exhibition celebrada la semana pasada en Barcelona.

Rory McCarthy, analista senior de almacenamiento de Wood Mackenzie Power & Renewables, ilustró a los asistentes cómo el argumento empresarial para usar energías renovables en lugar del gas natural se está volviendo más convincente tras los descensos de los costes de las energías solar y eólica y de la tecnología de almacenamiento en baterías.

A día de hoy, la capacidad de almacenamiento asciende a alrededor de 6 GWh en todo el mundo, pero Wood Mackenzie predice que se multiplicará por diez, hasta al menos 65 GWh, para 2022; Estados Unidos continuará liderando esta construcción, gracias a su mayor madurez de su mercado. “El mercado de EEUU está probablemente cinco años por delante de todos los demás”, dijo McCarthy. “Hicieron la regulación de frecuencia con almacenamiento de energía mucho antes que nadie. Pero podemos ver que China está acelerando y los mercados europeos comienzan a abrir sus puertas”.

La perspectiva hasta 2022 era “solo la punta del iceberg” en términos del despliegue previsto de almacenamiento de energía, añadió. Al mismo tiempo, las energías renovables no convencionales (solar y eólica) han visto caer su precio durante el último lustro, en gran parte gracias a la llegada de las subastas propiciadas por los gobiernos.

El mercado solar global por ejemplo, ha batido récords de acuerdo de compra de energía (PPA) siete veces desde el comienzo de 2016. La solar ahora es más barata que el coste global nivelado de carbón y gas en Chile, México y áreas de Oriente Medio.

La fotovoltaica también es competitiva con el gas natural en EEUU, donde los precios de la energía solar llegaron a USD 37/MWh en 2016. Las ofertas recientes han superado todas las expectativas debido a los precios extremadamente bajos de los módulos debido al gran aumento en la producción del mercado chino, dijo McCarthy.

Los precios globales de los módulos cayeron hasta en un 30% después de que China abandonara su programa de tarifas de alimentación solar a principios de este año. Otro factor que ayuda a reducir los precios de la energía solar es el bajo costo del capital, debido a los bajos tipos de interés mundiales. “Estos son proyectos de muy bajo riesgo”, explicó McCarthy. “Se puede desplegar una gran cantidad de deuda, altamente orientada, lo que es bueno para bajar los precios”.

Estos factores han atraído a un conjunto diverso de inversores a la industria solar, desde las compañías de energía tradicionales hasta los fondos de pensiones y las principales empresas de petróleo y gas. Y es una historia similar en la eólica onshore y offshore.

Wood Mackenzie está siguiendo el almacenamiento en batería conectada a plantas de energía renovables. La actividad es fuerte en EEUU, Europa, Asia y Australia, sede del sistema de Tesla Hornsdale Energy Reserve, de 129 MWh.

Este naciente mercado de almacenamiento híbrido está listo para despegar este año, impulsado principalmente por el aumento en los volúmenes de proyectos solares conectados a almacenamiento en batería, donde está surgiendo una creciente gama de conceptos de tecnología.

Estados Unidos liderará esta tendencia, con más de 2,5 GW de almacenamiento híbrido en operación, en construcción o anunciado. Después de EEUU estarán Australia, Japón, China, Corea del Sur e India. Lo que es digno de mención de estos proyectos es que cada vez más, la adición de almacenamiento no parece aumentar el costo de los PPA. En mayo de 2017, Tucson Electric Power llamó la atención al firmar un PPA con NextEra para obtener energía de una planta de almacenamiento solar con un costo de solo USD 45/MWh dentro del rango de precio para el gas de ciclo combinado de nueva construcción.

Más recientemente, una solicitud de Xcel Energy estableció un nuevo récord de almacenamiento solar más almacenamiento luego de conseguir un precio promedio de USD 36/MWh y los precios bajarán aún más a medida que el coste del almacenamiento en batería continúe cayendo.

Se espera que los precios de las baterías caigan en más del 80% para 2040. “Vamos a ver la producción cuadruplicada para 2025”, dijo McCarthy. “Y con cada duplicación de capacidad, veremos una reducción del 5 al 8% en los costes”.

Investigaciones recientes de Wood Mackenzie Power & Renewables han demostrado que los sistemas de baterías ya podrían reemplazar el 67% de las turbinas de gas estadounidenses que tienen factores de capacidad por debajo del 10%. Y en lugares como Australia del Sur, las baterías ya estaban siendo consideradas como un rival para los ciclos de gas de respaldo hace más de un año.

Hoy esa amenaza parece muy real. “La industria del petróleo y el gas está sufriendo una gran reestructuración debido a la electrificación y las energías renovables”, dijo Bernadette Cullinane, de Deloitte Consulting. “Los productores de GNL deben reducir los costes para competir con la energía solar más el almacenamiento”, dijo advirtiendo que los proyectos de gas que compiten por las inversiones pero no puedan reducir los costes lo suficiente como para competir con las energías renovables, fracasarán.

Tras un fuerte descenso del precio de los paneles solares y la mejora de la eficiencia, la capacidad global de energía solar ha aumentado de 15 GW hace una década a alrededor de 400 GW, según mostraron los datos de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). La mayoría de las previsiones esperan que la capacidad se duplique nuevamente a mediados de la década de 2020.

“Somos una industria en constante cambio. Hay medidas públicas en todo el mundo y desarrollos tecnológicos que desafían las perspectivas centrales de la industria del gas”, dijo Deepa Poduval, directora general para petróleo y gas en la firma estadounidense de ingeniería Black & Veatch.

La industria del gas solo crece entre el 1% y el 2% anual, dijo Dumitru Dediu, quien dirige el grupo global de gas y GNL en la consultora McKinsey & Company. A juzgar por las ventas de grandes turbinas de gas, el crecimiento puede ralentizarse aún más, con un descenso este año desde el equivalente a 70 GW vendido a principios de la década, a menos de 30 GW este año según GE, uno de los principales fabricantes de estas turbinas.

Siemens, por su parte, dijo que el crecimiento de las energías renovables fue la razón principal de una caída del 56% en las ganancias de su división de energía y gas en el tercer trimestre. “Dado lo rápido que está ocurriendo esta transformación, creemos que la industria del petróleo y el gas debe actuar ahora”, concluyó Cullinane, de Deloitte.

24/Setiembre/2018
www.elperiodicodelaenergia.com

Compartir:

Leave A Comment

two + four =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos