Industria solar: ¿Qué sucederá cuando se intensifique la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

Compartir:

La industria solar tiene lecciones sobre lo que viene después para ambos países.

Estados Unidos fue una vez un bastión de la fabricación de celdas y módulos solares, y a principios de la década de 2000 representaba alrededor de una cuarta parte de los envíos mundiales de módulos solares.

Sin embargo, el auge de la industria china de fabricación de equipos para la energía solar fotovoltaica en la década de 2000 cambió el panorama mundial fotovoltaico: la cuota de mercado de los paneles solares fabricados en Estados Unidos disminuyó significativamente a medida que las marcas chinas fueron adquiriendo importancia.

Lo que siguió fueron siete años de guerras comerciales de energía solar:

  • En 2012, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos impuso la primera ronda de derechos antidumping y compensatorios (AD/CVD) sobre los paneles solares importados de China.
  • En 2014, se impusieron nuevos aranceles a los fabricantes chinos, y se impusieron nuevos aranceles a los fabricantes taiwaneses de células solares, ya que se consideraban una puerta trasera para que los fabricantes chinos eludieran los aranceles de 2012.
  • En enero de 2018, poco después de que el presidente Trump asumiera el cargo, impuso un arancel del 30% con una reducción de cuatro años a las importaciones de paneles solares de China bajo la Sección 201 de la Ley de Comercio de 1974.
  • En septiembre de 2018, bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, la administración Trump impuso aranceles del 10% a USD 325.000 millones de las importaciones chinas, entre los que se encuentran componentes de módulos solares tales como inversores, cajas de conexiones y placas de respaldo.
  • En mayo de 2019, la administración Trump aumentó el nivel arancelario de la Sección 301 del 10% al 25%.

Tres lecciones.

La cadena de suministro de paneles solares entre Estados Unidos y China está ahora cargada de barreras comerciales, quedando tres lecciones de la guerra comercial solar que pueden arrojar luz sobre lo que está por venir a medida que aumentan las tensiones comerciales.

1.- Los aranceles suben los precios a los consumidores estadounidenses.

Los aranceles no sólo aumentan los precios de compra de los bienes, sino que también crean una escasez de suministros, lo que puede aumentar aún más los precios. La evidencia es clara en el mercado solar estadounidense actual, donde el precio de los módulos solares es aproximadamente un 20% más alto que en los principales mercados europeos, un 40% más alto que el precio en Japón y un 50% más alto que el precio en China.

Con el arancel del 10% pendiente en una amplia lista de productos de China, los consumidores estadounidenses deben estar preparados para pagar precios más altos por productos como zapatos, juguetes y teléfonos inteligentes.

2.- Los aranceles son eficaces para cumplir la promesa original: perjudicar las exportaciones del país objetivo.

Con los aranceles establecidos, los fabricantes de paneles solares chinos y taiwaneses consideraron poco económico vender directamente a los EEUU y se vieron obligados a trasladar sus capacidades de fabricación al extranjero, a países del sudeste asiático como Viet Nam y Malaysia.

Esto fue visto como una interrupción en sus operaciones comerciales. Los fabricantes chinos y taiwaneses tuvieron que hacer una compensación entre la producción de más bajo costo en el país y un entorno de producción libre de aranceles pero de mayor costo en el sudeste asiático. Esto condujo a una reducción de la inversión empresarial en el país, a menos oportunidades de empleo y a una caída del PIB del sector solar.

Si entran en vigor los nuevos aranceles del 10% sobre los bienes de consumo, se puede esperar una dinámica similar. La economía de China recibirá un golpe mayor que el que la guerra comercial solar podría imponer jamás, ya que parte de la capacidad de fabricación y el capital asociado se trasladan de China a otros países de bajo costo.

Sin embargo, esta vez, no sólo las empresas chinas tendrán que reorganizar sus estrategias de fabricación, sino que las multinacionales de Estados Unidos, como Apple, Gap y Nike, tendrán que estudiar detenidamente sus importantes operaciones de producción en China.

Es posible que haya que tomar decisiones costosas para trasladar las operaciones a otros países a fin de eludir los aranceles. Los terceros países se beneficiarán de la tensión comercial, ya que pueden convertirse en nuevos destinos de la externalización.

Las guerras comerciales son como un juego de tira y afloja: los aranceles invitan a más aranceles.

Poco después de que Estados Unidos impusiera la primera ronda de aranceles AD/CVD, los chinos tomaron represalias imponiendo aranceles al polisilicio fabricado en Estados Unidos, una materia prima clave para la fabricación de paneles solares. Han pasado siete años desde los aranceles de represalia, y desde entonces los EEUU han visto cómo caía en picado su industria del polisilicio.

Las exportaciones de silicio de EEUU a China cayeron drásticamente a medida que China aumentaba su producción nacional de 93.000 toneladas métricas a 254.000 toneladas métricas entre 2012 y 2018. REC Silicon, una empresa noruega y uno de los tres principales fabricantes de silicio del mundo, se vio obligada a anunciar que cerrará una de sus dos instalaciones en Estados Unidos este año si los chinos no eliminan el arancel sobre el polisilicio, con lo que 100 trabajadores perderán sus puestos de trabajo.

La historia se repite ahora que China y Estados Unidos están librando una guerra comercial a una escala mucho mayor.

China ha tomado represalias contra Estados Unidos al imponer por primera vez aranceles sobre importaciones estadounidenses por valor de USD 60.000 millones poco después de que los aranceles de la Sección 301 aumentaran al 25% en mayo de este año. La última represalia se produjo poco después del anuncio del arancel pendiente del 10% sobre más exportaciones chinas.

China amenazó con “detener todas las compras de importaciones agrícolas de Estados Unidos” por parte de compradores estatales a principios de agosto. Antes de que comenzara la guerra comercial, los agricultores estadounidenses vendieron productos por valor de USD 19.500 millones a China en 2017, se redujo a USD 9.100 millones en 2018 y ahora pueden perderlo todo. Aunque la administración Trump tiene planes para proporcionar ayudas financieras a los agricultores, los contribuyentes estadounidenses están en el anzuelo para proporcionar los USD 16.000 millones que exige el proyecto de ley agrícola.

No son sólo los agricultores los que pueden verse paralizados por la guerra comercial; muchas más industrias se enfrentan a los aranceles de China. Las empresas químicas, los fabricantes de equipos industriales y los fabricantes de maquinaria pesada no podrán acceder al mercado chino a un nivel rentable.

Lo que sucedió con los fabricantes de polisilicio de Estados Unidos como resultado de la guerra comercial de la energía solar podría volver a ocurrir a una gama más amplia de empresas estadounidenses, especialmente en el sector manufacturero. Mientras que las empresas estadounidenses están aisladas de China, los competidores chinos nacionales podrán pulir sus habilidades, construir presencia en el mercado nacional y finalmente, reducir los costos de producción a un nivel en el que las empresas occidentales no podrán competir.

A medida que la economía mundial entra en esta incierta era de comercio, la industria de la energía solar ofrece una advertencia sobre lo que podría suceder a continuación. Las guerras comerciales son costosas, tanto para los países que las inician como para los países objetivo. A menudo se deja que los consumidores paguen la cuenta; las compañías tendrán que participar con pivotes estratégicos no deseados para mantenerse a flote; las industrias se verán atrapadas en el fuego cruzado y podrían perder una parte considerable del mercado. Peor aún, podrían perder ventajas competitivas en ciertos mercados en tan sólo unos años.

Las guerras comerciales ilustran vívidamente la naturaleza interdependiente de la economía global moderna. Una mentalidad de suma cero resulta en una situación de pérdida.

08/Agosto/2019
Xiaojing Sun
Senior research analyst at Wood Mackenzie Power & Renewables
www.greentechmedia.com

Compartir:

Leave A Comment

3 + 16 =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos