Diálogo sobre transición energética BERLÍN 2018

Compartir:

La 4ª edición del Diálogo de Berlín sobre la Transición Energética se celebró este año los días 17 y 18 de abril reuniendo a 2.000 participantes de más de 90 países, unos 180 periodistas, 30 ministros y secretarios de Estado y más de 100 oradores de alto nivel, en defensa de la transición a las fuentes de energía renovables, el esfuerzo por cambiar la forma en que la humanidad produce y consume energía, como única forma de luchar contra el cambio climático.

El Centro de Conservación de Energía y del Ambiente – CENERGIA, representado por su Gerente General, Ingeniero Jorge Aguinaga Díaz, estuvo presente en el evento, atendiendo una gentil invitación de sus organizadores.

Tanto el Ministro Federal de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, como el Ministro Federal de Economía y Energía, Peter Altmaier, quienes dieron por inaugurado el evento, fueron muy enfáticos en indicar que hay esperanzas de revertir de manera significativa los efectos del cambio climático si el mundo asume la idea del “Energiewende“, y que se requiere la cooperación entre todos los países con sus gobiernos y sus actores económicos y en marcos multilaterales.

“el futuro de muchos pueblos está en la creación de su propia Energiewende, es decir, la generación de energía local a partir de recursos renovables no convencionales”.

En Alemania se sabe que el cuidado del medio ambiente y el combate al cambio climático son condiciones fundamentales para lograr y mantener un mundo más estable y seguro, y por eso está comprometida con la Energiewende. Una de las principales tareas de este evento consistió en desarrollar perspectivas a largo plazo para los próximos pasos en la transición energética.

Entre los varios paneles que se desarrollaron, el que trató sobre soluciones renovables fuera de la red para mejorar el acceso a la electricidad específicamente para las poblaciones rurales, fue muy claro al plantear que el futuro de muchos pueblos está en la creación de su propia Energiewende, es decir, la generación de energía local a partir de recursos renovables no convencionales.

“las fuentes de energía renovables tendrán que representar dos tercios del consumo de energía y el 85% de la generación de electricidad para 2050”.

Por su parte, el Secretario General de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), Adnan Z. Amin, y el Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (IEA), Dr. Fatih Birol, presentaron estudios que analizan cómo se puede aplicar el objetivo de mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2º C establecido en el Acuerdo de París sobre el Clima.

Si bien según la IRENA, en 2017 se construyó un 8,3% más de capacidad de generación eléctrica (neta) basada en energías renovables que el año anterior, es decir un total de 167 GW, considera que esto no es suficiente. La agencia dijo que el objetivo climático de la ONU no puede lograrse sobre la base de la actual política energética.

 “si bien en 2050 desaparecerán 7,4 millones de puestos de trabajo de la energía fósil, al mismo tiempo se crearán 19 millones de nuevos puestos de trabajo en las energías renovables, eficiencia energética, expansión de las redes inteligentes y flexibilidad energética, lo que supone un total neto de 11,6 millones de puestos de trabajo más en el sector de la energía en todo el mundo”.

IRENA estima que necesitaremos al menos seis veces más capacidad basada en las energías renovables de la que tenemos hoy en día en el mundo si queremos alcanzar dichos objetivos. También dice que las fuentes de energía renovables tendrán que representar dos tercios del consumo de energía y el 85% de la generación de electricidad para 2050.

Acelerar la transición energética sí tendría sentido desde el punto de vista económico, pues según el informe, si bien en 2050 desaparecerán 7,4 millones de puestos de trabajo de la energía fósil, al mismo tiempo se crearán 19 millones de nuevos puestos de trabajo en las energías renovables, eficiencia energética, expansión de las redes inteligentes y flexibilidad energética, lo que supone un total neto de 11,6 millones de puestos de trabajo más en el sector de la energía en todo el mundo.

“la transición energética estimularía el crecimiento económico; el estudio calcula que si se compara con la situación actual, la producción económica hasta 2050 aumentaría en USD 52 billones”.

Según dicho análisis, los ahorros que se hacen posibles como resultado de la transición energética superan con creces los costos adicionales, pues podrían ahorrarse costos de USD 6 billones al año a través de tasas más bajas de contaminación del aire, reducción del daño ambiental y mejoras a la salud humana que esto traería consigo. Además la transición energética estimularía el crecimiento económico; el estudio calcula que si se compara con la situación actual, la producción económica hasta 2050 aumentaría en USD 52 billones.

La transición energética no sólo es buena para el clima y el medio ambiente. En el evento se indicó que para la economía alemana, es un motor de innovación y de modernización sostenible. Desde hace algunos años, el número de empresas de energía renovable también ha ido en constante aumento. Actualmente hay más de 34.600 empresas, después de poco más de 20.000 en 2009.

“recomendó que si desean lograr una transición energética, deben empezar cuanto antes, pues será apenas en 20 años cuando vean los resultados, y ese lapso es más largo que los ciclos políticos”.

El aprovechamiento de las energías renovables no convencionales representará un cambio en la geopolítica mundial y la política exterior de todos los países. No es una visión futurista pues Alemania ya ha cambiado y sigue modificando su política exterior en este sentido, y junto con la IRENA y los gobiernos de Emiratos Árabes Unidos y Noruega, integra la Comisión Global sobre la Geopolítica de la Transformación Energética, que fue lanzada a principios de año y su primera sesión tiene lugar en Berlín en paralelo al Diálogo sobre Energiewende.

La Comisión examinará las implicaciones geopolíticas inmediatas y a más largo plazo de la transformación energética mundial impulsada por la gran expansión de las energías renovables no convencionales en el contexto de los esfuerzos mundiales para hacer frente al cambio climático y promover el desarrollo sostenible, y presentará su informe en la novena reunión de la Asamblea de la IRENA en enero de 2019.

Una importante reflexión en ese foro será considerar la importancia que el uso de energías renovables brindará a los países para organizar sus estructuras energéticas de forma autónoma, con independencia de otras jerarquías de poder regional y global. Los recursos energéticos renovables son abundantes, sostenibles y tienen el poder de mejorar significativamente el acceso a la energía, la seguridad y la independencia.

El despliegue a gran escala de las fuentes de energías renovables no convencionales está fomentando un mayor comercio transfronterizo de energía y la cooperación entre las naciones, y este evento deberá hacer notar a los medios políticos los alcances de estas dinámicas de cambio, pues numerosos estudios indican que los obstáculos a la transición energética surgen principalmente de las condiciones marco políticas.

Los ministros de relaciones exteriores tienen que evitar apagones de diálogo y política entre los países; los ministros de energía deben cerciorarse de que el abastecimiento de energía no se detenga.

Altmaier recomendó que si desean lograr una transición energética, deben empezar cuanto antes, pues será apenas en 20 años cuando vean los resultados, y ese lapso es más largo que los ciclos políticos, así que el esfuerzo de convencimiento que tendrán que hacer en sus países, con sus colegas en los gobiernos, tiene que plantearse en términos más allá de los individuales; dijo que Alemania ha formado un Comité con partidos políticos, estados federados, regiones, empresas y sindicatos, como muestra que para alcanzar un objetivo medioambiental y económico se requiere de mucha voluntad política.

También se desarrolló un evento paralelo organizado por la Fundación Konrad Adenauer (KAS) y el Instituto de Estudios Avanzados de Sostenibilidad (IASS Potsdam) en el contexto del Diálogo de Transición Energética de Berlín 2018; Argentina jugará un papel central en la política energética internacional en 2018 con su presidencia del G20, después de Alemania. Dará forma a la agenda energética y por lo tanto, será fundamental para la decisión que el foro sea beneficiado del impulso del avance mundial en materia de energías renovables.

Por tanto, es el momento adecuado para el diálogo político entre Alemania y América Latina:

  • ¿Cómo puede Alemania ampliar sus alianzas estratégicas hacia la transición energética global?
  • ¿En qué medida Alemania y los países del G20 latinoamericanos se benefician de la cooperación bilateral?
  • ¿Qué oportunidades socioeconómicas se asocian con una transición energética y el uso de energías renovables?
  • ¿Qué desafíos de política energética unen a estos países y cuáles los separan?
  • ¿Los países también persiguen objetivos comunes a escala global?

Entérate para quienes trabajamos: Empresas e Instituciones

Nuestros Especialistas: Especialistas de CENERGIA

“CENERGIA es líder en capacitación y difusión de actividades científicas y tecnológicas. Fomentando el uso eficiente de la energía y el desarrollo de proyectos con energías renovables”

#CENERGIACapacita
#energíasrenovables
#EficienciaEnergética

Compartir:

Leave A Comment

five + 7 =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos