Análisis de la AIE por coronavirus señala oportunidades y peligros para transición energética

Compartir:

El director ejecutivo del organismo, Fatih Birol, indicó que los principales desafíos apuntan a las inversiones en energías renovables y al mercado petrolero.

El director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Fatih Birol, señaló que la pandemia del coronavirus (Covid-19) plantea oportunidades y amenazas a la transición energética en lo que respecta a la incorporación de tecnologías sin emisiones.

En un análisis publicado en el sitio del organismo, el ejecutivo sostiene que «el impacto del coronavirus en todo el mundo y la agitación resultante en los mercados mundiales están dominando la atención mundial. A medida que los gobiernos responden a estas crisis interrelacionadas, no deben perder de vista un gran desafío de nuestro tiempo: las transiciones de energía limpia».

«El coronavirus se está convirtiendo en una crisis internacional sin precedentes, con graves repercusiones para la salud y la actividad económica de las personas. Aunque pueden ser graves, es probable que los efectos sean temporales. Mientras tanto, la amenaza que representa el cambio climático, que requiere que reduzcamos las emisiones globales de manera significativa en esta década, continuará. No debemos permitir que la crisis de hoy comprometa nuestros esfuerzos para enfrentar el desafío ineludible del mundo», agregó.

Oportunidades

A juicio de Fatih Birol, los planes que implementen los gobiernos para enfrentar el impacto económico del coronavirus plantrean una oportunidad «para garantizar que la tarea esencial de construir un futuro energético seguro y sostenible no se pierda en medio del aluvión de prioridades inmediatas».

«Los costos de las tecnologías renovables clave, como la solar y la eólica, son mucho más bajos que en períodos anteriores cuando los gobiernos lanzaron paquetes de estímulo. Y la tecnología tanto solar como eólica está en una forma mucho mejor que en el pasado. Mientras tanto, la captura de hidrógeno y carbono necesita una gran inversión para ampliarlos y reducir los costos. Esto podría ser ayudado por los niveles actuales de tasas de interés, que ya eran bajos y están disminuyendo aún más, lo que hace que la financiación de grandes proyectos sea más asequible. Los gobiernos pueden hacer que la energía limpia sea aún más atractiva para los inversores privados al proporcionar garantías y contratos para reducir los riesgos financieros», precisó.

Explicó que la reciente caída en los precios del petróleo «también es una gran oportunidad para que los países bajen o eliminen los subsidios para el consumo de combustibles fósiles. Hay alrededor de US$400.000 millones de estos subsidios en todo el mundo hoy, y más del 40% de ellos son para hacer que los productos petroleros sean más baratos».

[LEA TAMBIÉN: Coronavirus: Coordinador Eléctrico Nacional refuerza medidas para continuidad operacional]

Desafíos

Sin embargo, el director ejecutivo de la AIE también afirmó que existen desafíos ante esta situación mundial, como la combinación entre la propagación del coronavirus y las condiciones volátiles del mercado que «distraerán la atención de los responsables políticos, los líderes empresariales y los inversores de las transiciones de energía limpia».

También mencionó la caída en el mercado petrolero, pues «puede socavar las transiciones de energía limpia al reducir el ímpetu de las políticas de eficiencia energética. Sin medidas de los gobiernos, la energía más barata siempre lleva a los consumidores a utilizarla de manera menos eficiente. Reduce el atractivo de comprar automóviles más eficientes o modernizar casas y oficinas para ahorrar energía. Estas serían muy malas noticias, ya que las mejoras en la eficiencia energética, un elemento vital para alcanzar los objetivos climáticos internacionales, ya se han debilitado en los últimos años».

«Los gobiernos pueden abordar esto mediante políticas que ya han demostrado ser exitosas anteriormente, como medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios, que crean empleos, reducen las facturas de energía y ayudan al medio ambiente», dijo el ejecutivo

«El coronavirus trae otros peligros para las transiciones de energía limpia. China, el país más afectado inicialmente por el virus, es la principal fuente de producción mundial de muchas tecnologías de energía limpia, como paneles solares, turbinas eólicas y baterías para automóviles eléctricos. La economía china se vio gravemente afectada durante los esfuerzos del gobierno para contener el virus, especialmente en febrero, lo que causó posibles cuellos de botella en la cadena de suministro de algunas tecnologías y componentes», añadió.

Fuente: Revistaei

Compartir:

Leave A Comment

2 × three =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos