En 2017 las emisiones de CO2 del Reino Unido cayeron a niveles de 1890

Compartir:

Las emisiones de CO2 derivadas de los combustibles fósiles bajaron un 2,6% en 2017 debido fundamentalmente a una disminución del 19% en el consumo de carbón, señala el portal británico Carbon Brief.

El dato se produce inmediatamente después de una caída del 5,8% de las emisiones de CO2 en 2016 impulsada por una caída récord del 52% en el consumo de carbón. Las emisiones totales de CO2 del Reino Unido están actualmente un 38% por debajo de los niveles de 1990, y ahora están a niveles de 1890.


Estos hallazgos se basan en el análisis que anualmente realiza Carbon Brief de los datos de consumo de la energía recientemente publicados por el BEIS [Department for Business, Energy & Industrial Strategy] del Reino Unido

Las emisiones de CO2 del Reino Unido han ido disminuyendo constantemente cada año desde 2012, con caídas particularmente grandes en 2014 y 2016. Esta disminución continuó en 2017 impulsada por una combinación del consumo decreciente del carbón y el consumo del gas natural. El consumo de petróleo ha aumentado ligeramente, aunque no lo suficiente como para compensar las disminuciones en el CO2 asociado con otros combustibles.

El consumo del carbón cayó vertiginosamente entre 2014 y 2017, disminuyendo en casi un 75% en comparación con los valores de 2013. La caída del carbón en los últimos años es responsable de la mayor parte de las reducciones de CO2 en el Reino Unido durante la última década.

Las causas de las disminuciones en las emisiones cada año desde 2012 hasta 2017 se muestran en este gráfico. Las barras negras representan un cambio estimado en las emisiones anuales basadas en el consumo de combustibles fósiles, mientras que las barras rojas, azules y grises muestran la variación anual del petróleo, del gas natural y del carbón.

Si bien la caída en el consumo de carbón en 2017 fue mucho menor que en 2016, está claro que la gran disminución en los últimos años no fue un fenómeno temporal. El carbón ahora representa sólo el 5,3% del total de la energía primaria consumida en UK frente al 22% en 1995. El gobierno se ha comprometido a cerrar todas las centrales eléctricas de carbón para 2025.

El sector del transporte consumió aproximadamente el 77% de todo el petróleo en 2015, el último año en que están disponibles los desgloses detallados del consumo por sector. Esto significa que aproximadamente el 38% de las emisiones totales de CO2 del Reino Unido provenientes de los combustibles fósiles se puede atribuir al petróleo consumido en el sector del transporte en 2017, frente al 36% en 2016.

La ligera disminución en el consumo de gas natural en 2017 se relacionó principalmente con un invierno más suave y no aparece en las versiones ajustadas por temperatura de los datos de BEIS que tratan de normalizar los cambios en las condiciones climáticas año tras año.

Las reducciones en el consumo de carbón han impulsado la mayoría de las reducciones de las emisiones de CO2 en los últimos años, aunque las reducciones en el consumo de gas fueron un factor más importante a principios de la década. La figura a continuación muestra cuánto ha contribuido cada combustible a la disminución general de las emisiones totales de CO2 de los combustibles fósiles desde 2009.

En 1858, el consumo de carbón del UK era de alrededor de 65 millones de toneladas. Creció a un máximo de 221 millones de toneladas en 1956, luego comenzó una larga disminución. En 2017 se estima que el consumo del carbón será de tan solo 15 millones de toneladas, un 78% menos que su valor de 1858 y un 93% menos que su valor máximo alcanzado en 1956.

Si bien estas reducciones son impresionantes, todavía queda un largo camino por recorrer para alcanzar el objetivo nacional de reducciones del 80% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2050. Las emisiones de CO2 son actualmente un 38% inferiores a los niveles de 1990, dejando reducciones adicionales de 250 Mt CO2 [el 68% de las emisiones actuales] para lograr disminuir en las próximas tres décadas.

Si se tienen en cuenta los gases de efecto invernadero no CO2, las emisiones han caído alrededor del 42% desde 1990. Esto supone que los gases de efecto invernadero distintos del CO2 se mantuvieron en los niveles de 2016 para 2017, ya que los datos de emisiones no relacionadas con CO2 aún no están disponibles.

07/Marzo/2018
www.carbonbrief.org

Compartir:

Leave A Comment

five × 1 =

Suscríbete a nuestro Blog y
Recibe Novedades

Regístrese en nuestro blog y recibe novedades y promociones que ofrecemos